Sobre mí: la Maripi.

Todos me dicen Maripi. Nací el verano del ’87 y 28 años después encontré el mejor trabajo do mundo! Siempre fui inquieta, observadora, sensible, algo tímida, algo loca, colorinche, musical, muy romántica. De a poco mis fotos empezaron a reflejar como soy. No soy ni 100% romance ni 100% locura, mi personalidad es un cóctel de ambas y por eso me interesa registrar tanto el amor como el desorden, lo que se sale del protocolo, es decir, TODO lo que habla de la identidad de mis parejas, sin poses, sin estar preocupados de nada, solo de vivir a concho la celebración más grande de tu vida. 

Cuando me casé entendí lo que significaba vivir ese día, que todo pasa rápido, la emoción es extrema y todas las personas que más amas en el mundo están JUNTAS ahí para ti y ¿saben? ¡con la bendita adrenalina no me acuerdo ni de la mitad! Por eso las fotos de mi matri son ORO para mi y valen más cada día que pasa. Me gusta que las parejas sepan de ese valor, que sus fotos son lo único que va a quedar para recordar ese día y gracias a ellas van a poder revivirlo cuando quieran.

Prepara tu matrimonio sin olvidar tu identidad, tu historia, disfruta cada segundo del proceso, no te olvides del motivo de esta celebración! y cuando llegue el día, ríete de lo que se salga de la pauta, abraza fuerte a cada invitado, disfrútalo con toda tu energía.

Y si tengo suerte y soy tu fotógrafa, voy a estar ahí para registrarlo todo.